Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Entrar

Navegación

Usted está aquí: Inicio / Acerca del IM / Noticias / Concentración por la Ciencia v.2.0. Esto es una fiesta.

Concentración por la Ciencia v.2.0. Esto es una fiesta.

Concentración por la Ciencia v.2.0. Esto es una fiesta.

Concentración por la Ciencia en Cuernavaca

16 de abril de 2018 / La Unión de Morelos

Por Patricia Pérez Sabino-IMUNAM y Margarita I. Bernal-Uruchurtu-Centro de Investigaciones Químicas-UAEM, Academia de Ciencias de Morelos.

La Plaza de Armas de Cuernavaca fue el espacio que se transformó en la Sala de Ciencias de Morelos, allí con la presencia de aproximadamente 200 académicos, estudiantes y divulgadores de diversos Centros e  Institutos e Instituciones Educativas  que realizan investigación, y personas interesadas en la ciencia, se llevó a cabo con gran éxito el movimiento “Concentración  por la Ciencia en Morelos”.

¿Qué es la Concentración por la Ciencia?

El año pasado las academias y sociedades científicas del mundo coincidieron en la necesidad de mostrar a los líderes políticos de cada nación la importancia de generar políticas realmente efectivas de apoyo a la ciencia.  En cientos de ciudades del mundo, científicos, estudiantes y público en general acompañaron a estos grupos solicitándole a la clase política tomar sus decisiones apoyados por el conocimiento científico y un apoyo decidido a la búsqueda de este conocimiento que se tradujese en mayores recursos económicos dedicados a estas tareas ya que está comprobado que, un pilar del desarrollo es la investigación científica. 

Esta año, aquí en Cuernavaca nos pareció fundamental que el trabajo científico sea cercano a la comunidad en la que vivimos. Queremos que sepan que nos mueve, que nos apasiona, que nos motiva a dedicar largas horas de trabajo en equipo en búsqueda de respuestas. 

Así, la Academia de Ciencias de Morelos A. C., dedicó este sábado 14 de abril a reunir en Plaza de Armas a grupos provenientes de la Universidad Nacional Autónoma de México, campus Morelos, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, de la Universidad Tecnológica Emiliano Zapata y grupos de formación de talentos como PAUTA, de divulgación del conocimiento como conogasi, grupos de jóvenes por la ciencia. A partir de las 10 y hasta las 14 h, alrededor de 700 personas, entre las cuales había niños jóvenes y familias completas que pudieron realizar recorridos y actividades relacionadas a la ciencia, la tecnología y la innovación a través de experimentos, talleres,  juegos y pláticas de diferentes áreas como: biotecnología, energía renovable, genómica, física, matemáticas, química y robótica, por mencionar algunas.

Fuimos convocados a hacer de ese día una demostración de lo apasionante y divertida que es la ciencia, y por qué hemos decidido hacerla nuestro modo de vida. A mostrar de manera simple y directa lo importante que es para toda la sociedad. Porque si nuestra sociedad lo comprende y defiende, los políticos tendrán que hacerlo.

¿Qué pasó en Cuernavaca el sábado?

En el centro de la Ciudad de Cuernavaca los fines de semana miles de personas suelen acudir de compras,  de paseo, por un helado, a conocer el trabajo de artesanos y a comer. En su tránsito por la Plaza de Armas, el sábado 14, se encontraron a grupos con carteles, mantas y actividades para niños y grandes. No era algo que hubieran visto antes. De repente, alguien se acercaba a ellos y los invitaba a probar el helado molecular que se preparaba ante sus ojos empleando nitrógeno líquido, pasos más adelante, las piezas de un rompecabezas y la explicación de los patrones de teselados entretuvieron a chicos y a grandes. Por la entrada cercana al Palacio de Gobierno los transeúntes se convirtieron por un instante en astrónomos y pudieron observar al sol a través de un telescopio; probaron su pulso al recorrer un laberinto metálico que castigaba con un ligero toque sus nervios o bien, enterarse de las precauciones que tienen que tener al desechar una lámpara ahorradora y algunas alternativas para aprovechar esos residuos. El cosmólogo dio consulta y nuestras dudas sobre el origen del universo, su forma y las preguntas que aún necesitan respuesta se discutieron ampliamente. Quienes llegaron a través de la escalinata oriente pudieron conocer las bacterias fijadoras de nitrógeno y llevarse con ellos un recipiente en donde, ayudado por estas bacterias germinará una magnífica planta de frijol. Otros más hablaron con investigadores del código genético que les explicaron qué hay guardado en ese código y como podemos aprovechar el conocimiento del mismo. Mientras que a pocos pasos, otro grupo mostraba las colonias de bacterias que habitan cerca de nosotros. No faltó una actividad adictiva, la fabricación de un material elástico y colorido (slime) cuyas propiedades corresponden a la de un líquido no-Newtoniano. Varios carteles invitaban a los paseantes a pensar en su salud y la forma en la que la investigación científica tiene efectos directos sobre su bienestar: el estudio de virus y el desarrollo de vacunas; el conocimiento profundo del veneno de alacrán a fin de poder desarrollar un antídoto. A pocos pasos de allí, llegaba el olor a salchichas asadas y, a media mañana, eso nos invitaba a buscar el carrito con la comida pero ¡no!, se trataba del grupo de chicas que forman parte del colectivo “Red de Mujeres en Energía Renovable y Eficiencia Energética” que con su cocina solar nos demostraban las enormes posibilidades que tenemos y podemos aprovechar. En la carpa central la tecnología de los drones y los robots en las manos de jóvenes de la UTEZ mostraron, además de su funcionamiento, también la forma en la que cada uno de los circuitos se construye. Recordamos que la investigación de nuestro patrimonio cultural e histórico es fundamental para cuidarlo y entenderlo.

Y también vimos como espontáneamente el espacio público inspiró a crear otras actividades, un juego de avión en el que cada casilla era un elemento de la tabla periódica; un juego de STOP en el que los contrincantes eran grandes científicos; un juego de maratón científico en el que, la ignorancia nunca logró vencer a los participantes. Las entrevistas y los juegos en los que participaron Isaac Newton, Marie Curie, Mario Molina, Julieta Fierro, Charles Darwin y, venida desde la antigüedad, la mismísima Hypatia, todos ellos del grupo de teatro científico del IBT, fueron divertidísimas.

Con este tipo de acciones, los científicos y tecnólogos salieron de sus laboratorios, de sus cubículos, de sus aulas para convivir y procurar conocer y dar a conocer lo que se hace desde cada rincón. La “Concentración por la Ciencia en Morelos” fue una carta de presentación a la población que visitaba, reía con cada actividad y que se sorprendía, al saber que esta tierra, de verdes contrastantes y sol, alberga a más de 50 entidades que realizan investigación y desarrollo tecnológico, donde laboran cerca de 2 mil científicos y tecnólogos, quienes contribuyen de manera comprometida al desarrollo del país y proyectan a Morelos como una entidad donde se genera conocimiento de primer nivel.

Guadalupe Reza, profesora de una Secundaria Técnica de Morelos, al visitar las actividades que de la Unidad Cuernavaca del Instituto de Matemáticas comentaba: “Que bonito explican, me encantaría pudieran ir a la escuela donde trabajo para que mis niños conocieran los juegos que se pueden hacer y que tienen relación con las matemáticas, también disfruté mucho ir a las actividades de los químicos y ver cómo fabricaban helado. Todo, todo está muy bien, también me enseñaron como se extraía el ADN de las fresas…mis alumnos, no me lo van a creer. Muchas gracias”.

A manera de clausura de este gran día, se realizó una caminata por la Plaza de Armas, de la mano de los científicos y la población asistente quiénes con gran emoción, mostraban carteles y lonas alusivas a la importancia de la ciencia que se desarrolla en Morelos y con la cual se busca que nuestra sociedad esté lo mejor informada.

Faltaste tú.

La invitación a acompañarnos se realizó a través de redes sociales y, este mismo periódico, lo anunció anticipadamente. A los miembros de la Academia de Ciencias de Morelos les llegó una invitación por correo electrónico invitándolos a sumarse y a promover la participación de sus colegas.  Así, de boca en boca (de correo re-enviado o de re-tuit o de compartir vía facebook) fuimos creciendo el grupo que nos encontramos el sábado. Así se hizo en muchas ciudades del mundo, 230 para ser más exactos, distribuidas en todo el planeta, como se muestra en el mapa que se publicó actualizado en www.marchforscience.com/2018 .  Y, aún así, creemos que este tipo de actividades da para mucho más.  Más científicos mostrando su trabajo, más niños curiosos, más adultos interesados. Si tú no pudiste acompañarnos, puedes ver más imágenes y videos del evento en las redes sociales.  (www.facebook.com/academiacienciasmorelos/ ; En twitter @MorelosCiencia ) Si tú quieres ser parte de esta experiencia, anota desde ahora: Abril 2019. ¡Seremos más! ¡Haremos más! ¡Lograremos más!